Debemos tener en cuenta la importancia de una investigación previamente valorada, evaluada por comités externos, consensuada y diseñada con el fin de proteger a todos los seres vivos que formen parte de ella.

Existe normativa muy específica que regula la utilización de animales de experimentación con el fin del avance de la investigación biomédica. En España, esta normativa se centra en lo siguiente (si bien siempre habría que tener en cuenta otras relacionadas con la investigación en general como la Ley 14/2007 de Investigación Biomédica):

  • Real Decreto 53/2013, de 1 de febrero, por el que se establecen las normas básicas aplicables para la protección de los animales utilizados en experimentación y otros fines científicos, incluyendo la docencia.
  • Ley 6/2013, de 11 de junio, de modificación de la Ley 32/2007, de 7 de noviembre, para el cuidado de los animales, en su explotación, transporte, experimentación y sacrificio.

A su vez debemos partir de algunas premisas que, sin ánimo de alentar a la utilización indiscriminada de animales en experimentación en biomedicina, entendemos que son reales y ciertas para el progreso del conocimiento:

  • Se requiere de la experimentación con animales vivos para el avance del conocimiento.
  • Siempre se deberán orientar los estudios hacia métodos alternativos (3 R’s – ver más adelante).
  • Buenas prácticas de sujeción, inyección, analgesia, anestesia y eutanasia.
  • Los animales deben tener las mejores condiciones de vida posibles, con supervisión de veterinarios (y con experiencia en ciencia de animales de laboratorio).

El PRINCIPIO DE LAS 3 ERRES lo formularon a comienzos de la década de los 60 dos biólogos ingleses, Russel y Burch, en su libro “The Principle of Humane Experimental Technique”. Las tres erres hacen referencia a reemplazar, reducir y refinar el uso de animales en la experimentación:

  • Las alternativas de reemplazo aluden a métodos que eviten o sustituyan el uso de animales. Esto incluye tanto los reemplazos absolutos (es decir, sustituir animales por modelos informáticos), como los reemplazos relativos (es decir, sustituir vertebrados, por animales con una menor percepción del dolor, como algunos invertebrados).
    • Sistemas in vitro (utilización de cultivos celulares)
    • Ayudas audiovisuales
    • Animales ya muertos
    • Material de mataderos
    • Invertebrados (en principio con menor percepción de dolor)
    • Material humano
    • Voluntarios humanos
    • Técnicas modernas computerizadas
  • Las alternativas de reducción aluden a cualquier estrategia que tenga como resultado el uso de un menor número de animales para obtener datos suficientes que respondan a la cuestión investigada, o la maximización de la información obtenida por animal, para así limitar o evitar potencialmente el uso posterior de otros animales, sin comprometer el bienestar animal. Siempre se trata de no reducir la precisión de la investigación.
    • Colonias genéticamente homogéneas sin influencias ambientales
    • Selección del modelo animal
    • Calidad sanitaria, genética y ambiental en toda la zona de estabulario y manipulación
    • Criopreservación
    • Metodología bioestadística avanzada
    • Banco de datos: publicación de resultados negativos para no repetir experimentación
  • Las alternativas de refinamiento aluden a la modificación de la cría de animales o de los procedimientos para minimizar el dolor y la angustia, así como para mejorar el bienestar de los animales utilizados en la ciencia desde su nacimiento hasta su muerte.
    • Cuidado y bienestar animal
    • Destrezas y capacitación del personal manipulador
    • Perfeccionamiento de métodos para detectar el dolor
    • Uso de anestésicos, analgésicos y tranquilizantes
    • Uso de técnicas no invasivas o telemétricas
    • Uso de radiografías (tomografías) para detectar tumores o deterioro orgánico de cualquier tipo
    • Aplicar eutanasia anticipada – PUNTO FINAL

Por lo tanto, de entre los principios más importantes, además de intentar la evitar en todo lo posible el uso de animales de experimentación, así como reducir en todo lo posible también el número de animales utilizados, está el de cuidar de ellos siempre intentando reducir en lo máximo el dolor provocado y el estrés, e intentar reproducir sus condiciones de vida lo más posible, introduciendo todas las posibles ayudas que mimeticen su ecosistema natural (ENRIQUECIMIENTO AMBIENTAL).

En futuras entregas veremos claros ejemplos en los que la utilización de animales ha llevado a descubrimientos tremendamente relevantes en la ciencia de la medicina.

 

Alberto García Redondo
Investigador grupo de Enfermedades Raras, Mitocondriales y Neuromusculares
Responsable laboratorio Unidad de ELA
Instituto de Investigación Sanitaria Hospital 12 de Octubre. Madrid.

Compártelo con tus amigos...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *